Las empresas pueden clasificarse según su tamaño en grandes, pequeñas o medianas. Hay diversos criterios para realizar esta clasificación. Algunos de ellos son:

Criterio económico. Es el volumen de facturación, es decir, los ingresos obtenidos por las ventas.

Criterio técnico. Es el nivel tecnológico: la innovación del capital.

Criterio patrimonial. Es el patrimonio que tiene: bienes, derechos y obligaciones.

Criterio organizativo. Se refiere al número de trabajadores de la empresa y a su organización.

A pesar de estos criterios, no existe un tamaño fijo, aceptado por todos, para establecer la clasificación. Normalmente el criterio más utilizado es el organizativo, referente al número de trabajadores.

Descargar