Según su actividad económica, las empresas se pueden clasificar en diferentes tipologías:

➢El sector primario.

Acoge todas aquellas actividades que suponen la obtención de productos tal y como se encuentran en la naturaleza sin que éstos se sometan a ningún proceso de producción. Incluye las actividades agropecuarias (la agricultura, la ganadería y la pesca) y las explotaciones forestales. Existen discrepancias en cuanto a la ubicación de la minería dentro de este sector o dentro del sector secundario.

➢El sector secundario.

Comprende aquellas actividades dedicadas a transformar las materias primas en productos manufacturados, ya sea para su consumo final (bien de consumo) o para ser utilizados en la producción de otros bienes (bien intermedio). Abarca la industria, la minería, el sector energético y la construcción.

➢El sector terciario.

Está formado por una amplia gama de actividades que ofrecen un producto intangible. Comprende las empresas comerciales (que aumentan la utilidad de los bienes al ofrecerlos a los consumidores en el lugar y momento en que se necesitan; de transporte (que aumentan la utilidad de los bienes al situarlos más cerca del consumidor, de servicios, financieras, etc. Por ejemplo, transportes, servicios financieros, educación, hostelería, etc.

Descargar