Peaje al sol , autoconsumo, multas… ¿cómo está la ley?. Si me pongo un panel solar, ¿me van a multar?

Instalaciones

Nos podemos encontrar diferentes modalidades de generación de energía fotovoltaica:

•El Productor de energía: Los huertos solares, empresas  que venden su producción a la red.

•Autoconsumo en red: Particular que pone unos paneles en su tejado para generar su propia energía, consumiendo la de la red cuando lo necesita y vertiendo a ésta sus excedentes.

•Autoconsumo aislado: Particular que instala unas placas para generar su propia energía, sin tener conexión a la red eléctrica y acumulando sus excedentes en baterías.

Productor de energía

Hace unos años, el gobierno decide impulsar la fotovoltaica estableciendo unas primas por kWh generado. Dichas primas animaron a muchas empresas, a instalar sus huertos solares. La generación de electricidad dejaba de estar en manos de cuatro empresas.

Desde 2011, sucesivos gobiernos han ido recortado significativamente dichas primas (de manera retroactiva), lo cual ha provocado la quiebra de muchos pequeños inversores.

Cuando un huerto solar entra en concurso de acreedores por no poder pagar sus deudas, en la subasta lo acaba comprando a precio de risa Iberdrola o Endesa. Que curiosamente fueron las que más presionaron al gobierno para que recortase las primas.

Autoconsumo en red

Se puede comprar un kit (panel+inversor) que nos permitiría ahorrar en nuestra factura eléctrica y nos permitirá amortizarlo en una seria de años, sin necesidad de subvenciones, y con una vida estimada de 25 años. El problema es que la energía solar no se genera a la hora que más la necesita un particular, y el almacenaje en baterías encarece mucho la instalación y complica el mantenimiento.

Los países civilizados han resuelto esto hace años con una ley de balance neto: si cuando le da el sol a mi placa, inyecto la energía excedente a la red y mi compañía me la descuenta de la que gastaré por la noche, pagando un pequeño peaje por usar la red pública como almacenaje. La compañía vende mi energía, ahorrándose una fortuna en pérdidas ya que dichos kWh sólo viajarán unas decenas de metros.

Pero esto le supone a nuestras eléctricas una pérdida de ingresos considerable, ya que usaremos menos sus centrales de carbón, gas y nucleares. Y por eso nuestros gobernantes, preocupados por los negocios de sus “futuros patronos”, acaban de aprobar una ley de autoconsumo solar en la que introduce unos “inconvenientes” al autoconsumo.

•Pagar por la energía generada y consumida instantáneamente en tu hogar (peaje al sol).

•Pagar un fijo mensual según la potencia de tus placas (peaje de respaldo).

•Otra mordida adicional si instalas baterías.

•Prohibición de compartir una instalación solar.

•Obligatoriedad de regalar a la eléctrica los excedentes.

•Burocracia y costes de legalización disparatados.

Autoconsumo aislado

El uso de baterías nos permite olvidarnos de las eléctricas para siempre. Pero tiene unos cuantos inconvenientes respecto al autoconsumo en red:

•Las baterías no han bajado de precio tanto como los paneles.

•Su vida útil es mucho más corta.

•Ocupan un volumen considerable en la vivienda.

•Se deben dimensionar para unos cuantos días nublados seguidos.

•El proceso de carga/descarga/almacenaje tiene pérdidas.

Sólo es rentable si no se dispone de red eléctrica cercana. Y por tanto no supone amenaza al oligopolio eléctrico. Y por tanto es legal… de momento. Porque cuando Tesla anunció recientemente el abaratamiento de sus baterías, le faltó tiempo al gobierno para escampar el rumor de un impuesto especial o directamente su prohibición.

Con la ley aprobada, instalar placas solares a nivel particular disponiendo de red eléctrica supone una inversión difícilmente rentable.

Con una ley similar a la de otros países, en que se remunere de manera justa la energía excedente vertida a la red, tendremos una oportunidad única para producir nuestra propia electricidad, reducir nuestra factura de la luz, depender menos de energías de origen fósil y crear puestos de trabajo en el sector.