En la Formalización de una Hipoteca no existen “Buenos” ni “Malos” , existen Personas con diferentes  OBJETIVOS.

 

¿Que es una hipoteca?

Es un préstamo/crédito que se concede para comprar una vivienda y se garantiza principalmente con la propia vivienda.

El compromiso hipotecario.

Nos comprometemos a pagar periódicamente una cuota ( normalmente mensual ), hasta que logremos pagar la vivienda adquirida mas los intereses generados durante todo el periodo de pago.

Si no pagamos el crédito, el banco o caja pueden quedarse con la casa que compramos con el crédito.

¿Cubren todo el precio de la compra?

Normalmente los préstamos hipotecarios cubren entre el 70% y el 80% del precio de la casa.

Los gastos.

Los gastos de escrituración de la compra de la casa más los propios del crédito mas los impuestos pueden llegar al 10 % del precio de la vivienda.

Tipo de interés variable o fijo

Se pueden contratar tipos fijos o variables. Los fijos nos garantizan que la cuota mensual será igual durante toda la vida del préstamo. Son más seguros, pero hay que compararlos con la cuota inicial de los préstamos a tipo variable para ver si merecen la pena.

El tipo variable se fija como un diferencial aplicado sobre un tipo base. La base puede ser el euribor (tipo medio interbancario del euro) o un índice de la Asociación Hipotecaria. Es aconsajeble el euribor. El diferencial sobre el tipo base es uno de los criterios para elegir el banco o la caja. Lógicamente cuanto más bajo mejor.

Las comisiones hipotecarias.

A la hora de  seleccionar el banco para formalizar el préstamo debemos de tener en cuenta  las comisiones que aplica al préstamo. Se suele aplicar una comisión de apertura, es un porcentaje sobre el préstamo en el momento inicial que encarece la operación. Comisiones de cancelación anticipada, porcentajes aplicados sobre pagos anticipados que pretendemos realizar al objeto de cancelar parcialmente el préstamo.

El Plazo de duración del préstamo.

Los préstamos hipotecarios son normalmente largos. Entre 20 y 30 años son los plazos más habituales. Si se alarga el plazo se consigue reducir la cuota mensual, pero no es aconsejable mas de 30 años, pues los intereses son muy elevados. Pero en todo caso, dicho plazo dependerá de la situación personal del obligado hipotecario.

Concesión del préstamo.

Los bancos  se fijan principalmente en dos cosas para conceder hipotecas:

Primera, que el porcentaje de financiación sobre el coste de la casa sea bajo y que en cualquier caso no supere el 70-80% de su precio.

Segunda, que el porcentaje que supondrá la cuota mensual de amortización del préstamo sobre los ingresos totales de los solicitantes sea lo más bajo posible y que en cualquier caso no supere el 30 % de los mismos. ( Dicho porcentaje variará según la situación económica general y la situación personal del obligado hipotecario ).

Deducción fiscales.

No todas las hipotecas son deducibles a la hora de presentar la declaración de la renta. En el caso de viviendas con Usufruto, dichas hipotecas no son deducibles fiscalmente.

Cancelación parcial.

Si pretendemos realizar un pago anticipado, motivo por el cual se reducirán los interés a pagar, tenemos dos posibilidades de cancelación:

  • Reducción de la cuota.
  • Reducción del plazo de tiempo.

¿Cual es la mejor? Dicha respuesta dependerá de la situación personal del obligado hipotecario, pero si lo que pretendemos es saber con que opción terminamos pagado menos intereses, la respuesta es clara, SIEMPRE REDUCIR TIPO  NO CUOTA, los interés pagados serán menores para el caso de reducción de tiempo sobre los de cuota.

¿Qué hipoteca es la mejor?

Dicha elección dependerá de muchos factores:

– las comisiones que te apliquen sean lo más bajas posibles.

– El tipo de interés sea mas bajo posible.

– En caso de selección un  tipo variable, es aconsejable que el tipo base sea el euribor. La revisión del tipo de intereses es normalmente anual.

 

CONSEJO FINAL ( MUY IMPORTANTE ).

Antes de firmar una préstamo hipotecario debemos de tener muy claro lo que firmamos,  si no tenemos claro alguna cláusula, algún punto del contrato… etc, consultarlo con un profesional cualificado en la materia, profesional diferente al gestor/empleado bancario con el que estas contratando la operación, tu objetivo es comprarte una vivienda y no tener sorpresas desagradables, el objetivo del empleado/a  es obtener el mayor beneficio posible.