Las PYMES presentan una serie de características positivas y negativas ante el reto de competir en mercados cada vez más abiertos y globales.

Entre las ventajas están:

Dada su cercanía al cliente, tienen una mejor posición en los mercados locales en los que se valora el trato personalizado y la relación más directa y humana.

Son más flexibles para adaptarse a los cambios coyunturales de la economía. Así, en épocas de crisis económicas reaccionan más rápidamente que las grandes empresas.

Las relaciones con los trabajadores son más fluidas y humanas (mayor participación y comunicación), por lo que tienen menos conflictividad laboral.

Tienen una mayor adaptabilidad para satisfacer demandas de mercado muy específicas, que no son atendidas por las grandes empresas.

Necesitan menos inversión inicial.

Como inconvenientes destacan:

Los recursos financieros a los que tienen acceso son escasos y caros. Sólo se financian a través de las aportaciones de sus propietarios y de préstamos bancarios. No cuentan con la financiación del mercado de valores (Bolsa).

Su pequeña dimensión hacen que no puedan aprovecharse de las economías de escala propias de las grandes empresas.

Tienen poco poder de negociación con  clientes y  proveedores: casi siempre se limitan a aceptar las decisiones sobre precios y plazos que les marcan.

El nivel de cualificación y competencia técnica de sus trabajadores y directivos es generalmente menor que en la gran empresa, ya que las personas más cualificadas prefieren trabajar en las grandes empresas por sus posibilidades de promoción .

Obsolescencia tecnológica, motivada por el rápido desarrollo tecnológico y los adelantos en la investigación y la falta de recursos para adquirirlos y formar al personal. Ello implica mayores costes para la PYME y menor calidad de su producción.

Asimismo, hay que destacar que las PYMES constituyen el 90% del total de las empresas españolas y proporcionan una parte muy importante de los puestos de trabajo, lo que explica su protección por parte de los poderes públicos. Su capacidad para generar riqueza y empleo, así como su flexibilidad y capacidad de adaptación, las han convertido en el punto central de las políticas de generación de empleo y desarrollo económico de los países que forman la UE.

Descargar